¿Y ahora qué hacemos?

Pues la verdad no lo sé. Estoy seguro de que muchos diseñadores estarán aterrados porque si antes su situación era frágil, ahora mismo es insostenible.